Un pacto con el diablo

Un pacto con el diablo

Ayer un contacto del Facebook me pasó un link para votar a una niña que se presentaba a un casting de una conocida tienda online  de ropa  . En el link se puede ver a una niña muy guapa de corta edad ( entiendo que entre 8 y 10 años) posando. “Qué guapa es mi hija” pensarán, no sin falta de razón, los padres; es que es una modelo. Que mi hijo tenga una voz espectacular, cocine bien o sea guapo es una “habilidad” que puede ser explotada.  Por poner un ejemplo: si tiene buena voz, lo llevo a música; si le gusta cocinar puedo apuntarlo a talleres de cocina para niños que los hay y si es guapo, lo apuntaría a escuelas taller de teatro ( que ser guapo no sea su única arma). Pero se ha puesto de moda que los críos vayan a programas de televisión y estos, de forma masiva, acaban aprovechando la creciente demanda de padres henchidos, para sacar en parrilla más y más programas a los que les ponen el epíteto “kids” o “junior” …quizá en español suene más crudo “mastercheff niños” “la voz niños” “pasarela de niños” …eso nos recordaría que, efectivamente, nos encontramos ante niños que lo que han de hacer es, justamente, ser niños: estudiar, jugar, relacionarse, crecer, formarse y ser educados o educarse ( reflexivo, que también). Lejos de querer ser moralista y para darle un poco más de contenido a la nota, retomaré lo que había empezado a contar. Me metí para votar en la web de la votación ( página ya caducada) y , por curiosidad profesional, accedí...

¿El peor oficio del mundo? Contestación a Hernán Casciari

Hola Hernán, que tal. Tú no me conoces. Yo a ti tampoco,  hasta ayer que leí tu artículo en el mundo.es titulado “El peor oficio del mundo” dedicado a los abogados. Así, en general.  Sin anestesia. De todos los oficios, el que más me repugna es el de los abogados. Se me hace cuesta arriba entender cómo es posible que todos los abogados no estén presos. Si este mundo fuera realmente justo, debería haber jaulas a la salida de la Universidad de Derecho. Cada vez que salga un jovencito recibido de abogado, con su toga ridícula y su diploma enrollado, habría que cerrar con llave la jaula y mandarlo al zoológico. Que me perdonen las focas. Oye, yo sé que está difícil la profesión de periodista, está difícil incluso allá, en Argentina.  Supongo que has pillado el truco de expresar tu opinión de forma gruesa y materializado en  melón podrido para llamar la atención. Una especie de youtuber que se dedica a decir caraanchoa a la gente para ganar followers.  Oye, que si te caemos mal todos los abogados tienes un problema porque te caemos mal un montón de personas que ni si quiera conoces ni te conocen. De hecho, he tenido que mirar Wikipedia a ver si te habías hecho tu propia biografía y ahí estabas. Periodista y escritor y en el que destaca su blognovela. Vaya. Pero mira, majo, te voy a dar información porque creo que has mezclado la invención novelesca con la objetividad del periodista y te ha salido ese Frankenstein de artículo. Decir que en todo juicio hay un abogado que miente y otro...
Yo también opino sobre la Sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea sobre la nulidad de la cláusula suelo

Yo también opino sobre la Sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea sobre la nulidad de la cláusula suelo

No hemos de dejar de hacer mención al compañero Antonio Moreno. Quizá este compañero tenga un nombre y un apellido común, lo intentas buscar en Google y te salen muchos, pero si pones Antonio Moreno y caso Aziz, ya te saldrá algo más. Te saldrá la noticia de cómo un compañero del turno, consigue defender a un marroquí Mohamed Aziz y provoca un terremoto jurídico, económico y social de los que poco se recuerdan. la gigantesca hazaña de un humilde abogado lo titulaba el periódico El País un 17 de Marzo de 2013. El compañero consiguió que desde Europa nos pegaran el toque que, hoy, nos vuelven a dar. En ese día el TJUE dijo que cuando un Banco ejecuta un préstamo hipotecario alegando que el contrato ha sido incumplido por el prestatario el Juez que lo examina, tiene que poder estudiar si existen cláusulas abusivas porque el ciudadano tiene carácter de consumidor y que, por lo tanto, las cláusulas que, de forma más que habitual, las entidades bancarias, redactaban enrevesadamente para que el ciudadano acabara perjudicado, eran nulas y el Juez de instancia tenía la obligación de entrar a desenredar el enredo. De esa manera se empezó a meter mano a las redacciones de las cláusulas de los préstamos que más podían hacer polvo al ciudadano. Y entre ellas estaba la cláusula suelo. Esta cláusula hace que exista un mínimo de interés que el que adquiere el préstamo, está obligado a pagar independientemente de cómo esté el Euribor. El banco vive de los intereses así que, no hay que echarle mucha imaginación. Gracias a este compañero hoy podemos...

Cuando tu profesión golpea

Escribí esta reflexión allá por 2014 y creo que, aún hoy, es perfectamente aplicable   Llevo varios días leyendo posts sobre abogados y sobre esa especie de grito de También tenemos corazón . He ido esperando a que mi web deje de ser machacada por los rusos ( parece una venganza hozmartillera pero no lo es) pero acabo de leer un blog que me ha hecho acelerar esta reflexión después de una semana que no ha sido como para celebrarla. Y a tenor de lo leído en el blog de Hugo de Juan, Director Ejecutivo de Encamina, me ha hecho rememorar esos momentos de la profesión mía amargos.  Aquí el enlace que recomiendo http://blogs.encamina.com/en-las-nubes/2014/09/27/si-los-malos-momentos-sirven-de-algo/ Como se pregunta Hugo ¿sirven de algo los malos momentos? Pues sí, si que sirven. Al menos en nuestra profesión sí, de hecho más te vale sacarles provecho o hacer algo con ellos porque es una de las profesiones en las que SEGURO que has de tragarte sapos. No llevo tantos años en la abogacía como para ponerme a hablar como un sabio anciano pero, justo porque ahora es el momento de empezar a sangrar es bueno mirar las cicatrices que la profesión deja. No es fácil ser abogado. No es una llorera, es tal cual. No es fácil. En primer lugar, cuando empiezas, te toca elegir si susto o muerte ( tú solo o irte a un despacho colectivo), a no ser que tengas la suerte de tener un despacho propio o familiar( primero) que tenga clientes ( segundo) y  esto último es lo realmente importante. Si empiezas en un despacho corres el riesgo de pensar que te...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies