Un pacto con el diablo

Un pacto con el diablo

Ayer un contacto del Facebook me pasó un link para votar a una niña que se presentaba a un casting de una conocida tienda online  de ropa  . En el link se puede ver a una niña muy guapa de corta edad ( entiendo que entre 8 y 10 años) posando. “Qué guapa es mi hija” pensarán, no sin falta de razón, los padres; es que es una modelo. Que mi hijo tenga una voz espectacular, cocine bien o sea guapo es una “habilidad” que puede ser explotada.  Por poner un ejemplo: si tiene buena voz, lo llevo a música; si le gusta cocinar puedo apuntarlo a talleres de cocina para niños que los hay y si es guapo, lo apuntaría a escuelas taller de teatro ( que ser guapo no sea su única arma). Pero se ha puesto de moda que los críos vayan a programas de televisión y estos, de forma masiva, acaban aprovechando la creciente demanda de padres henchidos, para sacar en parrilla más y más programas a los que les ponen el epíteto “kids” o “junior” …quizá en español suene más crudo “mastercheff niños” “la voz niños” “pasarela de niños” …eso nos recordaría que, efectivamente, nos encontramos ante niños que lo que han de hacer es, justamente, ser niños: estudiar, jugar, relacionarse, crecer, formarse y ser educados o educarse ( reflexivo, que también). Lejos de querer ser moralista y para darle un poco más de contenido a la nota, retomaré lo que había empezado a contar. Me metí para votar en la web de la votación ( página ya caducada) y , por curiosidad profesional, accedí...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies